Información  


3 CONCEPTOS CLAVES


 

Las Microresidencias artísticas en Alburquerque exploran los diferentes dispositivos escénicos del espacio público centrándose en el Castillo de Luna. Se convocan a residir durante el tiempo de 15 días a 3 artistas estudiantes de la Escuela de Arte Dramático de Extremadura para la creación prácticas de investigaciones artísticas, apelando a la utilización de distintos formatos artísticos y diferentes modos de aprehensión de la obra (escuchar, leer, tocar, caminar, mirar, etc).

Las Microresidencias artísticas becarán a 3 estudiantes que tienen como espacio de intervención el Castillo de Luna de Alburquerque y su población como sujeto del estudio de sus investigaciones. Los 3 artistas formulan sus proyectos a partir de la participación de otros colaboradores (vecinos, espectadores), por lo que la propuesta final no necesariamente tiene que quedar cerrada.

Previamente al trabajo en la población de Alburquerque los jóvenes artistas extremeños diseñaran sus propuestas de investigación e intervención. Este trabajo de investigación puede recopilar material de diversa índole de acuerdo al interés de los artistas por el tema que guiará sus investigaciones.

El proyecto no necesariamente termina en el espectáculo, sino que puede seguir su procesamiento, quedando abierto a mas aportaciones y a la reflexión final. Una vez el proceso de residencia haya finalizado se convocan a los artistas para que muestren el proceso de la investigación en una publicación para así difundir la propuesta.

Las Microresidencias artísticas nacen con el objetivo de ofrecer la oportunidad a los jóvenes artistas extremeños de investigar y producir sus obras en el medio rural. Podríamos denominarlas prácticas artísticas en contexto, ya que el proceso de creación se realiza íntimamente ligado al lugar donde se desarrollan.

CASTILLO DE  LUNA


FORTALEZA MEDIEVAL DEL SIGLO XII-XIII


 

 

La fortaleza del Castillo de Luna cuenta con distintos sistemas defensivos, su acceso se realizada atravesando las murallas de la localidad.

Para poder acceder al interior de la fortaleza se tiene que encontrar el baluarte flanqueado por dos torres. El acceso al interior se realiza a partir de un sistema escalonado de puertas y torres que ofrecía ventaja a los defensores que se colocaban en sus murallas. Este termina en la puerta de entrada a la plaza de armas del Castillo de Luna.

En este patio aparece la Capilla de Santa María del Castillo, cuya puerta de entrada es un sencillo arco apuntalado. Consta de tres naves separadas por pilares cruciformes y arcos de medio punto y una bóveda de medio cañón dividida por arcos fajones; la capilla mayor es absidal con bóveda de crucería. (debe datar del s.XIII, según indica su estilo románico)

Dominando al fondo toda la fortificación aparece la Torre del Homenaje, de planta cuadrada y de cinco pisos de altura; junto a ella hay una puerta gótica que ostenta encima de ella el escudo de armas de D. Alvaro de Luna, esta es la única puerta de entrada al patio alto del castillo (a la derecha de la misma se observa una puerta ojival que da paso a las dependencias utilizadas por el alcaide de la fortaleza). En la esquina derecha del patio se conserva lo que en su día fueran las mazmorras, subiendo al fondo una pequeña escalinata se llega al interior de la Torre de Cinco picos (de tres pisos de forma pentagonal, rematada en almenas puntiagudas) que fue mandada construir pro D. Beltrán de la Cueva en 1464. Esta torre se comunica con la del Homenaje mediante un puente levadizo sostenido por un gran arco ojival de más de 10 metros de altura. Mandada a construir por D. Alvaro de Luna a mediados del siglo XV, l Torre del Homenaje consta de cinco pisos, destacando uno de los inferiores construido con bóveda piramidal de ladrillo mediante el sistema de aproximación de hiladas y las superiores con grandes ventanas de arcos góticos geminados. Desde su terraza, a 507 m de altura sobre el nivel del mar, se puede observar en días claros las plazas fronterizas de La Codosera, Marvao, Ouguela, Elvas y Badajoz.


El Castillo de luna de Alburquerque es uno de los más importantes de la raya fronteriza, desde su fundación hasta nuestros días, es un monumento que se conserva prácticamente integro.

ALBURQUERQUE


LA POBLACIÓN DE ALBURQUERQUE NO SE ENTIENDE SIN EL FESTIVAL MEDIEVAL


Alburquerque se caracteriza por ser una población que ha apostado por la cultura popular de una forma activa y participativa. Distintas iniciativas culturales en la localidad avalan el entusiasmo y esfuerzo de una población por la consecución de sus proyectos e iniciativas. El Festival Medieval Villa de Alburquerque es un gran reflejo de ese espíritu de cultura popular activa y de participación ciudadana, que sirvió de reclamo para que otras iniciativas aparecieran y se consolidaran en la localidad, como el Festival de Música Contempopranea. Además, existe un movimiento asociativo bastante cohesionado y dinámico que trabaja por un desarrollo cooperativo dentro de la comunidad. La población es bastante entusiasta a la hora de recibir propuestas y actividades culturales donde ellos sean los propios protagonistas del evento.

El Festival Medieval de Alburquerque nació con la intención de aprovechar la riqueza patrimonial e histórica de la villa y con ello, recuperar la vida y las costumbres de una época en que convivieron diversas culturas. A partir de los recursos históricos, culturales, naturales y sociales se intenta potenciar el desarrollo turístico, económico y la participación social de la localidad. La mejor fórmula de conocer Alburquerque y sus ciudadanos es a través de sus propios testimonios. El proyecto 20FM Esencia recogió las historias de los vecinos a través del Festival Medieval.


El Festival Medieval de Alburquerque se celebra desde el 1994 de forma ininterrumpida. Una fiesta que se ha convertido en un referente para cultura regional. Fiesta de interés turístico regional desde el 2004.

INVESTIGACIÓN ARTÍSTICA


LAS PROPUESTAS DE INVESTIGACIÓN EN CONTEXTO


 

Las Microresidencias artísticas insisten sobre la idea de una actividad de observación y acción directa con la comunidad, porque es el entorno social el que da forma y sentido a la propuesta artística. Operan como un laboratorio que exige trabajar desde los saberes especializados hasta los saberes informales de la población involucrada para guiar su investigación. Los géneros artísticos tradicionales como las técnicas, materiales, repertorios temáticos y estilísticos, no son suficientes para legitimar estas prácticas. Así que los proyectos se abren a escenarios culturales amplios que revitalizan el concepto de acción y el debate entre teoría y práctica.

Muchas proyectos de este tipo han surgido por toda España: La Harinera, en Pedro Muñoz, Castilla La Mancha; Paraisu Rural en Villaviciosa, Asturias; Can Rosal en Barcelona, MicroresidenZias en Montalbán o Scarpia en El Carpio, Córdoba, unifican el arte, la arquitectura, la sociología, la antropología cultural, la música y los estudios del entorno.

Por eso, la Asociación Cultural y Juvenil Sambrona quiere ofrecer esta oportunidad a los más jóvenes para que potencien y visibilicen sus aptitudes creativas y artísticas y presten atención a las necesidades sociales del contexto para reconfigurar la cultura como elemento de transformación social en el medio rural.

 

 

 


Una residencia artística proporciona al artista de tiempo, espacio y medios para trabajar una propuesta de investigación y creación. Las residencias en contexto buscan una fórmula para activar el proceso creativo en el medio y el trabajo intelectual basado en una metodología integradora y participativa.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!